jueves, 8 de julio de 2010

Recordando a Paco Urondo

Dame la mano

Cuando arda el amor,
no estaré a tu lado,
estaré lejos.

Será por cobardía,
por no sufrir,
por no reconocer que no supe
cambiar todo esto.

Arderá el amor,
arderá su memoria
hasta que todo sea como lo soñamos
como en realidad pudo haber sido.

Pero ya estaré lejos.
Será tarde para lamentos
y nadie podrá todavía asombrarse
de lo que tiene.

Antes que nada, antes
de sospechar,
vivamos esto, que más no sea, y que
por ahí es demasiado.

Vivir, sin
que nadie admita; abrir el fuego
hasta que el amor, rezongando, arda
como si entrara en el porvenir.
                            
en
Son memorias
(1965-1969)

4 comentarios:

Laura dijo...

Decir que es un poema hermoso es casi una vulgaridad, no?
Gracias. Un abrazo

Dardi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Che Genetic dijo...

¡Hola Andreika! ¡Tanto tiempo!

Pat dijo...

Hola

Quería comentarte que estoy bien y que sólo fue un mal momento que me hicieron pasar.

Tan solo eso Andreika.

Quise de alguna manera a través de lo publicado en el blog, que las personas que más pasan por ahí y normalmente leen mis post se den cuenta por la linea de lo escrito que era yo misma la que escribía, inclusive copiando algunas partes
de post anteriores. En algunas lo logré en otras no.

Por favor quisiera que no interpretes mal lo sucedido, sólo fue un susto.

Gracias y disculpas Andreika.
Un beso.