jueves, 28 de enero de 2010

El cazador oculto

Murió Salinger. Dejó de publicar el año en que nací, pero me alegraba saber que había en el mundo alguien capaz de escribir esto:
"Bueno, de todos modos me imagino a muchos niños pequeños jugando en un gran campo de centeno y todo. Miles de niños y nadie allí para cuidarlos, nadie grande, eso es, excepto yo. Y yo estoy al borde de un profundo precipicio. Mi misión es agarrar a todo niño que vaya a caer en el precipicio. Quiero decir, si algún niño echa a correr y no mira por dónde va, tengo que hacerme presente y agarrarlo. Eso es lo que haría todo el día. Sería el encargado de agarrar a los niños en el centeno. Sé que es una locura; pero es lo único que verdaderamente me gustaría ser. Reconozco que es una locura."

Qué triste estoy.

6 comentarios:

Laura dijo...

Uy, también me entristece muchísimo, Justo la semana pasada le compré lon 9 cuentos a mi hijo. Una pena, realmente

fabian dijo...

Mark Chapman (el asesino de Lennon)estaba obsesionado con este libro, del que había comprado unas cuantas copias, y lo llevaba el día en que mató al músico. De hecho se quedó en el lugar leyendo "El guardián en el centeno" hasta que llegó la policía y lo detuvo. Muchos años después se hizo una olvidable película con Mel Gibson y Julia Roberts donde el protagonista tiene programado el cerebro para asesinar y una de sus compulsiones es volver a comprar una y otra vez "El guardián en el centeno".
Andreika, vine a conocer tu blog desde el de Barone, quiado por tu comentario acerca del perfil. Esto es lo primero que leí y me gustó mucho.

Anacoreta dijo...

Mi pesame para la familia salingeriana...
Es uno de los mejores escritores del siglo pasado. Esperemos que algun dia se puedan conocer sus obras ineditas, aunque con los cuatro libritos que nos dejo tenemos para toda la vida.

ese pasaje de "el guardian..." es impresionante

saludos

muy lindo el blog


manuel

Juan Manuel Fonrouge dijo...

gracias Andreika por la recomendación del blog de Laura, al igual que tuyo muy bueno, y una pena lo de Salinger, aunque quizás ahora podamos conocer toda su obra de estas decadas, abrazo

nilda dijo...

encontre tu blog, andreika... yo tambien amaba a salinger. No podia ser de otra manera. Su cuento del pez banana me llenaba de una increible incomodidad, sentia que cualquier dia era bueno para el pez banana, y que podian empujarnos mar adentro un cachito mas...
saludos. tengo un cuento medio pedorro de hace un mes o algo asi, de avistaje de aves, donde el personaje masculino se levanta a una mina citando a salinger.Es que cualquiera me hubiera levantado a mi, con ese ardid.

musidora dijo...

hola andreika, gracias x pasar! yo tambien soy egresada de leras de la UBA ¡qué bueno cruzarnos!